Casas de cubanos para hospedarse en Trinidad

Trinidad

La ciudad de Trinidad, ubicada en la provincia de Sancti Spíritus, es la perla de la arquitectura colonial cubana. Fundada a principios del siglo XVI por el conquistador Diego Velázquez de Cuéllar, Trinidad fue uno de los puestos avanzados del imperio español en el Caribe. Trinidad debe su prosperidad a la caña de azúcar, la ganadería y, en especial, a su producción de tabaco. Es típico alojarse en casas de cubanos para hospedarse en Trinidad.

Plaza Mayor Trinidad

Trinidad es una la colorida ciudad colonial donde el tiempo se detuvo en el siglo XIX, con sus típicos edificios decorados con frescos y callejones empedrados. Paseando por sus antiguas calles, también puede admirar algunos de los edificios mejor conservados del Caribe.

Patrimonio de la Unesco desde 1988, Trinidad se ha convertido con el paso de los años en uno de los destinos más populares del turismo en Cuba. A pesar de la afluencia de visitantes, la ciudad ha podido mantener intacta su autenticidad y puedes encontrar ofertas de casas de cubanos para hospedarse en Trinidad y alrededores.

¿Qué ver en Trinidad, Cuba?

Con una población de 75.000 habitantes, Trinidad se divide en 12 barrios. El núcleo alrededor del que gira la ciudad y sus habitantes es su centro histórico, donde proliferan, en un ambiente único, visitantes, lugareños, restaurantes y clubes.

Trinidad

Una buena época para visitarla es al principio de enero (no te preocupes por la fecha: ronda los 25 grados de temperatura), cuando Trinidad se preparaba para la Semana de la Cultura, el aniversario de la ciudad, celebrado con música y teatro en escenarios montados en las diferentes plazas. En cualquier época podrás disfrutar de casas de cubanos donde alojarte como un miembro más de la familia.

En Trinidad, todos los caminos desembocan en el corazón del centro histórico: la Plaza Mayor. Se ubica en una posición elevada en la ciudad, donde se accede a través de calles llenas de tiendas de suvenires y restaurantes. La plaza mayor se encuentra rodeada de edificios de los siglos XVIII y XIX, ejemplo perfecto de la arquitectura colonial cubana.

Los accesos a la Plaza se han convertido en el lugar de encuentro entre cubanos y turistas sentados en las mesas dispersas. El punto focal de la plaza es la Casa de la Música, un bar al aire libre junto a la iglesia principal, donde se puede escuchar música en vivo casi todas las horas de la noche y el día.

Trinidad

Cerca de la plaza se ubican la Galería de Arte Universal Benito Ortiz y el Museo de Arqueología de Guamuhaya. Guamuhaya es el nombre original del área de Trinidad y el museo, construido en el siglo XVIII, expone una colección de artefactos y objetos precolombinos que se remontan al comienzo de la colonización española.

En el lado opuesto del museo arqueológico se encuentra la Casa de los Sánchez Iznaga, un edificio histórico del siglo XVIII que alberga el Museo de Arquitectura Colonial. Junto a ella se encuentran otras dos joyas del siglo XVIII: la Iglesia Parroquial de la Santísima Trinidad, que es objeto de gran devoción popular, en la que se guarda la otra joya: El Señor de la Vera Cruz, una talla de madera de un Cristo.

A poca distancia se levanta el edificio más notorio de Trinidad: el Palacio Cantero, un bello palacio con frescos y patio de columnas. Construido en el siglo XIX, es la sede del Museo de Historia Municipal, dedicado a la historia colonial de la zona. La torre del edificio sirve de mirador desde el que admirarse de las vistas de la ciudad con el telón de fondo del Caribe.

Como en cualquier destino turístico, además de los lugares comunes de visita, existe una vida paralela, e igualmente interesante, si te desvías por las calles secundarias de Trinidad. En esas calles menos transitadas encontrarás las tabernas frecuentadas por los cubanos, donde ellos cenan, y podrás disfrutar del auténtico ambiente y comida de Cuba a bajo precio.

Deja un comentario