Alojamiento en Cuba en casas de familia: tras los pasos de Hemingway II

La Floridita

Alojamiento en Cuba en casas de familia: tras los pasos de Hemingway II. Es conocido el amor por Cuba del Premio Nobel de literatura, Ernest Hemingway. Residió en la isla en diferentes épocas de su vida y, además de su casa familiar, anteriormente pasó estadías en La Habana como viajero. Concluye la serie de post sobre la Cuba de Hemingway con el itinerario por sus lugares preferidos en la Habana.

Los lugares favoritos del autor se han convertido en parte de los atractivos habaneros, y puedes seguir sus huellas a tu ritmo, sin los tiempos que marcan los viajes organizados, ni grandes desembolsos en hoteles ¿Cómo? gracias a una popular solución de alojamiento en Cuba: en casas familiares.

El Gobierno autoriza el alquiler de alojamiento en Cuba en casas de familia para turistas; desde habitaciones, hasta villas. Los propietarios te ofrecen su hospitalidad, si quieres también la comida, y tú disfrutarás disfrutas de la estancia como un miembro más de la familia; el viaje lo configuras tú, libre de horarios organizados, y además puedes recibir las sugerencias de los propios cubanos sobre los lugares de interés o cómo desplazarte por la isla.

«Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquiri en El Floridita»

Esta frase, escrita por Hemingway en la pared de El Floridita, describe dos de sus tres lugares favoritos de la capital. La Habana que encontró Hemingway es bastante similar a la actual. El distrito histórico, La Habana Vieja, es un laberinto de calles estrechas donde se mezclan sin solución de continuidad las casas coloniales, necesitadas de restauración, y edificios de la época comunista.

 

Hotel Ambos Mundos

Paseando por el malecón, te desvías por la calle O’Reilly, cruzas la plaza de Armas y llegas a un edificio esquinero de cinco pisos con enyesado rosa. Es el Hotel Ambos Mundos, residencia del autor entre 1932 y 1939. Aquí regresaba Ernest Hemingway a escribir tras una mañana de pesca, o una noche de diversión. El bar del vestíbulo es una visita obligada para disfrutar de su coctelería.

Dentro del hotel, puedes tomar un ascensor antiguo hasta el 5º piso y visitar la habitación 511, la favorita del autor. Entre esas paredes comenzó Hemingway su obra “Por quién doblan las campanas”. La estancia está decorada con una serie de recuerdos de la estancia del escritor.

La Bodeguita del Medio

La Bodeguita del Medio

La Bodeguita del Medio

Hemingway se trasladó a Cuba en 1940 con su tercera esposa, Martha Gellhorn, y la pareja frecuentó este bar, de la calle Empedrado 206. Este local es famoso por ser la cuna del mojito.

El mojito fue inventado por Atilio de la Fuente, el barman local, aunque otros lo atribuyen a Ángel Martínez, encargado desde 1942. Hoy, La Bodeguita es un bar de cocina tradicional y ofrece platos calientes, mojitos congelados y buena música.

El Floridita

La Floridita

La Floridita

El Floridita es un restaurante en la zona vieja de La Habana, en la calle Obispo, 557. Aquí inventó el daiquiri el hostelero español Constantino Ribalaigua, que comenzó a trabajar en el restaurante en 1914, y lo adquirió en 1918. Hemingway fue uno de sus clientes más famosos.

El ambiente del Floridita es completamente diferente al de la Bodeguita. Se trata de un local anclado en los años 40, de camareros con traje y pajarita roja, una larga barra y unas pocas mesas atestadas en torno a un pequeño escenario donde actúan artistas locales. Dentro del Floridita, merece la pena disfrutar de un Daikiri al lado de la estatua de Ernest Hemingway.

Todas estas maravillas, y más, las puedes conocer a tu ritmo, programando tú el viaje, si recurres al alojamiento en Cuba en casas de familia.

 

Deja un comentario